España : Fin a crisis diplomática y permitir paso del avión de Morales


video
Evo Morales reanudará en breve el vuelo hacia Bolivia, casi 12 horas después de que el caso de Edward Snowden le atrapara en un enrevesado conflicto diplomático y le dejara varado en el aeropuerto de Viena. El presidente austriaco, Heinz Fischer, ha informado a la prensa de que "la ruta de vuelo es normal". "El espacio aéreo español está también abierto para él", ha añadido, en referencia al último de los cuatro países europeos que anoche denegaron el sobrevuelo del avión presidencial boliviano, que venía de Moscú, ante la sospecha de que el exanalista de la CIA viajaba a bordo.

El Gobierno boliviano denunció esta madrugada que Francia, Portugal, Italia y España habían puesto en riesgo la vida del presidente Morales  Morales con la prohibición de sobrevuelo. Esta acción, según La Paz, respondería a informaciones infundadas sobre la supuesta presencia  del filtrador norteamericano  del filtrador estadounidense  en la aeronave boliviana, que finalmente tuvo que aterrizar de emergencia en Viena. El Ministerio de Exteriores español ha autorizado a las 9.30 de esta mañana a que el avión de Morales sobrevuele el territorio español y haga una escala técnica en Las Palmas de Gran Canaria. Según fuentes del ministerio, de hecho, el Gobierno había autorizado ambas acciones anoche, pero el aparato aterrizó "imprevistamente" en Viena, informa Efe. Las autoridades bolivanas han vuelto a cursar esa solicitud a "altas horas de la madrugada", según dichas fuentes, petición que ha sido ahora autorizada.

Sin embargo, según la versión de Morales, durante la madrugada, el embajador español en Viena, Alberto Carnero, acudió al aeropuerto con la petición de acceder al avión. "Me pidió tomar un café dentro del avión para ver el avión. Y, en el fondo, querer controlarlo. Dije que no puede, por normas internacionales. Además, no soy un delincuente como para que controlen el avión".
El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, acusó durante la madrugada a Estados Unidos de haber promovido “el secuestro de Evo Morales en Europa” y condenó la actitud sumisa de naciones europeas que se prestaron a restringir el derecho de libre tránsito del avión presidencial boliviano.

La información sobre el conflicto diplomático ha sido confusa durante la madrugada. Mientras Bolivia se quejaba por el trato recibido por su presidente, que asistió en Moscú a una cumbre de países productores de gas, ninguno de los países señalados ofreció su versión. Austria confirmó que Morales se encontraba en el aeropuerto de Viena desde la noche del martes, y que Snowden no había llegado en el avión presidencial. El aparato aterrizó en Viena poco antes de las 22.00 de forma imprevista, "debido a los problemas de los derechos de sobrevuelo por otros países, y debido a aspectos técnicos“, declaró a EL PAIS el portavoz del Ministerio austriaco del Interior, Karl Heinz Grundböck. Los problemas técnicos, que fueron detectados por el propio piloto, estaban relacionados con el indicador de combustible, explicó.

Horas después del incidente, el propio Gobierno de La Paz informó de que tanto Francia, Portugal como Italia habían dado marcha atrás y que aceptaban el plan de vuelo de la aeronave FAB 001, un Falcon 900. Quedaba pendiente la respuesta de España. Durante la madrugada, el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, declaró a la prensa boliviana que, aunque en un principio había dado su visto bueno para que, de ser necesario, el avión de Morales repostara en las Islas Canarias, el embajador español en Viena, Alberto Carnero, le había informado de que el Gobierno de Mariano Rajoy aún no lo había autorizado. Fuentes de la Embajada de España en Viena confirmaron a Europa Press que la decisión sobre dejar que el avión de Morales sobrevolase territorio español estaba "pendiente" y que se decidiría "en las próximas horas".

El presidente boliviano, preguntado sobre lo que pasaría en las próximas horas, dijo: "Estamos esperando el permiso. Seguramente España está consultando con su amigo. Su amigo debe ser Estados Unidos". Entrevistado por Efe en una sala del aeropuerto de Viena, Morales negó que Snowden viajara en su avión. "Jamás lo vimos (en Moscú) y para nada Snowden fue tema de conversaciones con las autoridades rusas (...) No sabía cómo se llama con nombre completo, cómo se llama esa persona, no sabía".

También el Gobierno austriaco negó la presencia del exanalista de forma contundente: "Desmentimos claramente los rumores sobre la presencia de Snowden en Austria", ha dicho el portavoz del Ministerio del Interior. Grundböck ha explicado que la policía austriaca realizó un control de pasaportes a bordo del avión. "Se trató una excepción, debido a que el avión aterrizó fuera del plan". Sin embargo, no inspeccionaron la nave, ya que recibieron las garantías del propio Morales y del ministro de Defensa de que Snowden no se encontraba en el avión y que las leyes austriacas no lo permiten.  

PREPOTENCIA IMPERIAL
El consejo de ministros boliviano, reunido de urgencia en La Paz, ha expresado su rechazo a la “prepotencia imperial” y ha convocado a los países latinoamericanos a reunirse de urgencia para repudiar las expresiones de abuso del “colonialismo imperial decimonónico” y para asumir una posición clara y contundente contra las expresiones totalitarias. 
“No vamos a aceptar chantajes de ningún país”, aseguró García Linera, que dijo que las autoridades aeronaúticas condicionaron el paso del avión presidencial por Francia y Portugal, consagrado en el Convenio de Viena y otros acuerdos internacionales, "a una revisión de la aeronave”, presuntamente para comprobar la presencia o no de Snowden. “Evo no es un delincuente y como presidente tiene inmunidad internacional y todo el derecho a levantar vuelo sin ningún tipo de condicionamiento”, añadió el vicepresidente, que recordó las palabras del canciller David Chooquehuanca: “No podemos mentir al presentar el plan de vuelo”.
García Linera hizo un llamamiento a los pueblos latinoamericanos para asumir una posición firme contra las potencias imperialistas y para que ni Evo Morales ni la región sean “un rehén del imperialismo decadente en Europa”.

Horas antes, el ministro boliviano de Asuntos Exteriores, David Choquehuanca, había denunciado ante la prensa la situación. “Se ha puesto en riesgo la vida del presidente que estaba en pleno vuelo. Cuando faltaba menos de una hora para ingresar al territorio francés nos comunican que ha sido cancelada la autorización de sobrevuelo”, dijo.
La cancelación de los permisos de sobrevuelo fue calificada por el ministro Choquehuanca como una “injusticia” basada en “sospechas infundadas sobre el manejo de información mal intencionada", en alusión a la supuesta presencia del exanalista de la CIA, que, según su último paradero conocido se encontraba en la zona del aereopuerto de Moscú.   El avión de Morales, por su parte, salió del aeródromo de Vnukovo, a más de 50 kilómetros de Sheremetiévo, según datos de la página FlightRadar24,   , que utiliza datos de aviación civil.
La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) celebrará una reunión extraordinaria para analizar la situación. El venezolano Alí Rodríguez, secretario general de la organización, informó que la reunión, que se celebrará a petición del Gobierno de Ecuador, será en la fecha que determinen los presidentes de los países miembros del organismo, informó la emisora venezolana Telesur.

Morales participó en la segunda cumbre de países exportadores de gas en la capital rusa. En una entrevista en la televisión local, difundida también en Bolivia, Morales dejó abierta la posibilidad de conceder asilo al estadounidense Snowden, si él así lo solicitara. “No ha llegado un pedido oficial de asilo”, aseguró en La Paz el vicepresidente Álvaro García Linera y aclaró que “de hacerlo, el presidente ha respondido ya que se hará un estudio”.